RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)

COMIDA DE CALIDAD, CON MUY BUEN SABOR.                   VALORACIÓN SOBRE 5: 4

En las entrañas del “Barrio Humedo” se encuentra este restaurante que procesa en su mensaje de ser de comida tradicional leonesa, nosotros no lo conocíamos desde su cambio de nombre y si podemos decir que tiene un toque leones, con platos amplios y  con mucho sabor, con un precio acorde al sitio donde está ubicado.
Éramos cinco y nos apeteció coger un entrante para abrir boca, y continuar con un segundo y postre.
Para empezar solo pedimos un entrante, el cual se nos quedó un poco corto, aunque ya lo suponíamos, pero no quisimos coger más. Pulpo cremoso de ajo negro y pimentón, nos pareció que estaba duro y no gusto mucho en la mesa.

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Pulpo cremoso de ajo negro y pimentón
A continuación fuimos ya con los segundos, bacalao confitado con mollejas a la leonesa y pil pil de zanahoria, entraña “Black Angus” menestra de setas y castañas, meloso de buey con manzana asada y castañas y lechazo asado con su guarnición.

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Bacalao confitado con mollejas a la leonesa y pil pil de zanahoria
RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Entraña “Black Angus” menestra de setas y castañas

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Meloso de buey con manzana asada y castaña

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Lechazo asado con su guarnición
En general todo estaba muy bien cocinado, con sabores intensos y tiernos, como bien dicen en su emblema, tradicional leonesa.
Para cerrar pedimos un postre cada uno, tiramisú de castañas, cheesecake de calabaza con toffee y sus pipas caramelizadas, torrija de chocolate y helado de canela, todo muy rico, para mí el mejor el tiramisú de castañas, fresco y con un sabor diferente al tradicional.

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Tiramisú de castañas

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Cheesecake de calabaza con toffee y sus pipas caramelizadas

RESTAURANTE EL CALECHO (LEÓN)
Torrija de chocolate y helado de canela
Conclusión, buen restaurante con pocos platos pero si de calidad, con sabor y cantidad, además de una amabilidad exquisita de su personal.

Julio 2017

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)

CONCEPTO DIFERENTE EN LEÓN, TIPO WOK.                      VALORACIÓN SOBRE 5: 4

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Después de haber saboreado los exquisitos platos del Becook, no quisimos perdernos su última demostración de nueva cocina y reservamos en este restaurante.
Para mi tiene un parecido al becook, aunque creo que el becook esta por encima de este, tampoco quiero desmerecerlo, creo que el otro local reúne todo lo que se puede pedir en gastronomía, calidad, innovación y a su vez buen precio.
Brulé es para mí más bien un sitio de raciones, donde por precios muy ajustados puedes pedir varias raciones, con toques, desde wok, thai, mediterráneo, siempre queriendo sorprender, aunque algunos platos gustan más que otros.



Nosotros nos apetecía ir un poco en plan de raciones para probar dos o tres y un postre.
Pedimos Los “guevos” fritos, huevo a 62º rebozado en panko y frito, con un acompañante de salsa de pimiento, está muy bueno, pero este ya lo ponían en el Becook y triunfo.

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Los “guevos” fritos
Seguimos con una croqueta casera que se te deshacía en la mano, estaba prácticamente liquida, con un sabor intenso, cada croqueta vale 1,50€, mínimo hay que coger dos.

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Croqueta casera
Continuamos con la patata de feria, patata asada a la brasa con chile de carne y queso, estaba buena. Me pareció nada más que una patata asada con carne, no note ningún toque diferencial o que me pudiera sorprender su sabor, me gusto más el emplatado que luego degustarlo.

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Patata de feria
Para terminar de las raciones pedimos uno que debe estar gustando mucho, el wok de pollo curry, para ser sinceros, a nosotros el que más nos llamaba la atención era el wok fideos con verduras, pero nos dijeron que no les quedaba, así que nos conformamos con el de pollo. Para mi gusto fue con el huevo a 62º el mejor plato, tenía una mezcla de muchos sabores y a cada cual más intenso, sin ninguna duda, recomiendo probarlo, además es una ración curiosa.

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Wok de pollo curry
Sin tampoco estar llenos pero habiendo comido bien, quisimos probar un par de postres, que al menos en el becook era algo de lo más recomendado.
El Cheesecake y “preñao de helao” brioche, ambos estaban buenos, el cheesecake, también nos sonaba mucho a uno del otro restaurante, el preñao, estaba rico era como brioche relleno de helado de plátano y chocolate, aunque un poco difícil de comer ya que te pringabas un poco.

RESTAURANTE BRULÉ (LEÓN)
Cheesecake y “preñao de helao” brioche
En general, es un sitio diferente, con platos innovadores, con toques de wok, aunque sin perder parte de la esencia Becook, volveremos otra vez a probar otras dos o tres raciones.

Junio 2017

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)

BUEN MENÚ DEGUSTACIÓN Y MEJOR PRECIO. VALORACIÓN SOBRE  5: 4,5

Gracias a una oferta de Groupon sacamos una comida para dos con en el menú degustación a un precio de 60€, vino y café incluidos, así que nos animamos a ir a visitar la ciudad asturiana y probar este restaurante que tiene bastante fama por allí, con su chef Pedro Martino (1 estrella Michelin) a los fogones.



De primera nos pusieron una sidra merengada, vamos, lo que es una sidra con un poco de merengue que la hacía algo más dulce, aunque para mi gusto no se notó demasiado.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Sidra merengada
Continuamos con una esfera de fabada escabechada, la verdad es que tenía un sabor muy intenso, al romper la esfera te encuentras con el sabor de fabada tan peculiar, nos gustó mucho.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Esfera de fabada escabechada
Seguimos con unas croquetas cremosas de picadillo, muy bien elaboradas y una buena cantidad (4 por persona) a su vez con mucho gusto, llegaban hasta a picar un poco.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Croquetas cremosas de picadillo
Huevo ecológico con pisto asturiano y sardinas “salonas”, este era como una migas con huevo y a su vez con trozos de sardinas, no se puede decir que estuviera malo, pero fue el peor para nosotros.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Huevo ecológico con pisto asturiano y sardinas “salonas”
Ahora vamos con la carne, carrillera de cerdo glaseada con picada de verduras asadas y almendras encurtidas. Rico, muy rico la carrillera, bien cocida con una salsa muy buena.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Carrillera de cerdo glaseada con picada de verduras asadas
Para continuar y antes del postre nos trajeron una infusión de hierbas silvestres asturianas, con mucho sabor, y que nos pareció muy curioso servirlo antes del postre.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Infusión de hierbas silvestres asturianas
Acabamos con el postre, borrachinos de aldea, este plato no es para todos los gustos, a mí personalmente me encanto, por su gran intensidad, pero si no eres muy admirador del limón en todas sus fases agrias, este poste más bien lo odiaras.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Borrachinos de aldea
Para cerrar el día un café con pequeñas locuras astures (suspiros de pajares, rocas de avellana y barquillo, trufa de chocolate al aguardiente de sidra) muy ricas, cada cual te dejaba un sabor diferente, una a orujo, otra a chocolate y otra a avellanas.

RESTAURANTE NAGUAR (OVIEDO)
Café con pequeñas locuras astures
En resumen nos gustó bastante el menú degustación, lo que más nos sorprendió es el intenso sabor que tenían todos sus platos, como en poca cosa, degustabas todo eso que ellos te ponían en el título del plato, que a veces en este tipo de cocina no se llega a apreciar.

Junio 2017